3 mai 2014

Yehudi Menuhin el violinista judío


Yehudi Menuhin el violinista judío


El célebre violinista de origen judío Yehudi Menuhin ha estado estos días en Andalucía para realizar una serie de conciertos. En la noche del pasado miércoles ofreció un recital en el Paraninfo del Colegio Mayor «Nuestra Señora de la Asunción» y ayer lo hizo en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. En Córdoba, el cabildo catedralicio se negó repetidas veces a que este acto se celebrase en el interior de la Mezquita de Córdoba.

Las razones de la negativa diocesana se podrían encontrar en que la presencia de Menuhin en Córdoba se ha debido a una gestión personal del filósofo islámico y exsenador comunista francés, Roger Garaudy. Al final, el recinto elegido como marco del concierto fue el universitario, puesto que la institución organizadora del mismo rehusó el ofrecimiento del Gran Teatro realizado por el alcalde Herminio Trigo.

Días antes del concierto se produjo en el rectorado una concentración de personas que protestaban por el selectivo reparto que se había realizado con las invitaciones, ya que la distribución de las mismas se hizo entre los departamentos universitarios, el Conservatorio y demás instituciones culturales. Menuhim, que ayer actuó en Sevilla con el mismo repertorio, interpretó cinco piezas para violín y cuerda de Bach, Haydn y Haendel, entre otros. Al inicio del acto, Roger Garaudy, presidente honorario de la Asociación de Amigos de la Torre de la Calahorra, entregó a Menuhin una reproducción en plata de dicho monumento y el rector, por su parte, le hizo entrega de la Medalla de Oro de la Universidad de Córdoba.

Asimismo se hizo público el anuncio de la aceptación del violinista de su nombramiento como doctor «Honoris Causa» por la Universidad cordobesa. En su discurso de agradecimiento, el violinista de origen ruso y residente en Londres, afirmó que en Córdoba se logró un «equilibrio dentro de las tres religiones monoteístas», insistiendo en la tolerancia de las creencias. Desde su creencia judía Menuhin hizo un llamamiento a la unidad de todos los que creyesen en un ser superior.

El violinista concluyó con una oración personal dirigida al ser supremo y pidió que el espíritu ecuménico no se aplicara solo a las tres religiones: cristianismo, judaismo e islamismo, sino que incluyera también al budismo. Como hecho más destacable de la historia reciente de la humanidad destacó la caída del Muro de Berlíbn y declaró: «Se ha dado un paso a una nueva etapa en la que el mayor protagonismo lo va a tener la juventud».También hizo un llamamiento a los jóvenes del mundo, «que deben luchar por la paz y la libertad».

También en Sevilla el violinista ofreció una rueda de prensa, previa a su actuación. Para el concierto se pusieron a la venta 700 entradas y el hecho de que se agotasen a las dos horas motivó una nueva polémica, similar a la desarrollada con anterioridad en Córdoba. El director de promoción cultural de la Universidad de Sevilla, Manuel Grosso, como principal organizador del evento, desmintió haber reservado un diez por ciento un diez por ciento de las entradas y aseguró que la Universidad «se quedó única y exclusivamente con 38 localidades y el Ayuntamiento con 18».

Ante la negativa del Cabildo Catedralicio a que se utilizase la Mezquita de Córdoba, Menuhim dijo en Sevilla que «en la negativa no hubo nada personal, sino problemas de acústica, ya que, según me dijo el obispo, las columnas impedían una audición perfecta». Respecto a la evolución de los países comunistas, el maestro de 73 años manifestó que la sigue muy de cerca porque «el Este europeo tiene la savia de la música clásica y va a ser muy importante que sus orquestas puedan salir al extranjero». El violinista judío actúo gratuítamente y entregó la recaudación de los conciertos para obras benéficas.

 http://codigopromocionalpokerstars.blogspot.fr/2013/01/yehudi-menuhin-el-violinista-judio.html

___________________________________________________________

SELECTION D'ARTICLES

Archives Garaudy PDF sur Calameo

Si je ne brûle pas
Si tu ne brûles pas
Si nous ne brûlons pas,
Comment les ténèbres
Deviendront-elles clarté ?

Nazim Hikmet, poète communiste turc (1901-1963), traduit par son ami Garaudy